Blondie: ¡El Punk en la Disco!
por on diciembre 3, 2013 en Disco New Wave Power Pop Punk Rock

Blondie, la ex conejita de Playboy Debbie Harry es uno de los frutos de la nueva ola neoyorquina de mediados de los 70. Pero su peculiaridad es ser capaz de combinar la aspereza del punk con la nueva fiebre de la música disco que, poco después, invadiría el mundo. Una modelo que creó un modelo que ha demostrado ser de gran influencia en generaciones posteriores.

Blondie

Blondie

Una exuberante puesta en escena, que giró en torno a la mítica Cbgb’s y eso es como poner juntos a nombres como Talking Heads, Television, los Ramones y Patti Smith. En comparación con sus compañeros de aventura, sin embargo, Blondie revela una propensión peculiar a la mezcolanza entre el rock desesperanzado y las modernas tendencias urbanas de la música negra. Tal vez inconscientemente, por lo tanto, dio a luz a un género de entre los más afortunados de los 70: “disco-punk” que proyectará su alargada sombra incluso la siguiente década, influenciando a toda una generación de grupos de synth-pop, tecno y demás.

Bella, desgarrada, moderna, Blondie es esencialmente sinónimo de su rubia cantante Debbie Harry, uno de los más poderosos iconos femeninos de los años setenta, y, con toda probabilidad, la cantante de rock más guapa que haya habido. Sin embargo, el comienzo de la carrera de Deborah Harry ciertamente no parecía tan deslumbrante. Recién aterrizada de una carrera mediocre como cantante de rock a finales de los años 60 (que es la voz de Wind in the Willows y luego de First Crow On The Moon, grupo telonero de Velvet Underground durante una actuación en Nueva York), trabajó primero como dependienta en una tienda, y luego como manicurista antes de que la revista Playboy pusiera sus ojos en ella y su cuerpo sexy. Incluso de conejito, sin embargo, la rubia platino Debbie no había sido capaz de ir más allá de un trabajo como camarera en Max. Sin embargo, pese a tribular entre las mesas del restaurante, se las arregló para obtener los conocimientos adecuados y realizar su sueño: Triunfar en el mundo del Rock.

En 1973, Debbie Harry hizo su debut en un grupo liderado por Fred Smith y Chris Stein. Este último, también su compañero en la vida civil, en 1975, se monta una banda específicamente para ella, Blondie, en la que se une más tarde también el baterista Clemente Burke, el bajista Gary Valentine y el decisivo y fundamental teclista James Destri. A pesar de que ella es la rubia cantante y lidera el grupo, el nombre Blondie tiene otro origen: deriva de la tira cómica: “Blondie y Dagoberto”.

Blondie

Blondie

Gracias a la sensualidad de esta “punk Marilyn Monroe”  y la inmediatez de su sonido, los Blondie se abren camino en la escena underground de Nueva York. Pero para hacerse un nombre comienza a crearse también su música. El primer single (“X Offender” y el lento “In The Flesh”) dan una primera idea de lo que será la receta para el álbum de debut de Blondie, bajo la bandera de un punk-pop original, lo que sería combinar al Moroder música disco con el punk rudo de los Ramones, la atmósfera de las obras musicales de Broadway y la rugosidad del garage-rock. Entre las canciones, además de los dos singles mencionados, también destaca “Rip her to Shreds”, casi un manifiesto de este nuevo estilo.

Después de Plastic Letters (1977), el single “Denis” (que alcanzó el número 2 en las listas del Reino Unido), “Kidnapper” y “Presence Dear”, Blondie retorno al éxito al año siguiente gracias a Parallel Lines, producido por Mike Chapman obtuvo su hit más popular de modo inmediato con “Heart Of Glass” (música disco de alto nivel combinada con las voces sensuales de Harry y exuberantes teclados proto-synth-pop). Pero canciones como “Hanging On The Telephone” y “Sunday Girl” mantienen en la cima de la popularidad a la “vampiresa” vocalista. El mismo año se añade a la formación el bajista Nigel Harrison y Frank Infante se convirtió en el segundo guitarrista.

Blondie

Blondie

La leyenda dice que Patti Smith estaba celosa de Debbie Harry, capaz de conquistar la escena con sus miradas efectistas y sus caricias sensuales. Cantando con trajes rotos y zapatos de tacón alto, la ex conejito consigue crear un “vamp” personaje con la cantidad justa de ironía. Blondie también aparece en el documental de la película “Blank Generation”, la realización de “He left me”, y sonando sin cesar en las cadenas de televisión europeas, y de gira como telonera de Iggy Pop en América. Su carrera marcha ahora rodada y los dos hit de 1979, “Dreaming” y “Atomic” – ejemplos brillantes del “cortar y pegar” en el estudio, los ecos celestiales de voces de hadas, vestidos psicodélicos y arreglos burlonamente retro arrasan en las listas de éxitos. Las dos canciones conducen al éxito del álbum Eat To The Beat (1979), en la que, sin embargo, la receta de la banda comienza a mostrar agotamiento, como lo confirma el posterior Autoamerican (con “Rapture”).

Logra un doble disco de platino, antes de la inevitable puesta del sol, Blondie todavía se las arregla para tallar una joya de disco-punk como “Call Me”, creando un convincente ambiente de baile. La canción, compuesta junto al padre de la música disco, Giorgio Moroder, culminará en la película “American Gigolo” (con Richard Gere). A partir de entonces su figura declina. Debbie Harry grabó el álbum en solitario Koo Koo del todo irrelevante, mientras que con Hunter (1982) termina tristemente la épica Blondie.

Después del infarto de su marido Chris Stein, Debbie Harry se retira por un tiempo de la escena para embarcarse en una incierta carrera de estrella de películas de serie B. A su regreso, tristemente lastrado físicamente por el paso de los años, con álbumes mediocres como Rockbird 1986 (destaca el lánguido “Free To Fall”), Def Dumb & Blonde (1989), con el single “I Want That Man”, y Debravation (1993 ), que no hacen sino aumentar la sensación de que la frescura de Blondie se ha perdido.

Desafortunadamente, el síndrome de la “reunión” también les afecta, y en el 98, por lo que, nos encontramos con Blondie en la gira, por celebrar su regreso, seguido de un álbum, No Exit, publicado en 1999 y rápidamente olvidado por todos, a excepción del single “Maria”.

Aunque gran parte de su música en última instancia, no es más que pop bien pulido, Blondie tiene el mérito de haber lanzado un puente entre la exuberancia de la música negra y la vehemencia del punk, el funk y la sensualidad de humor fatal y la distancia con la new wave.

Después de ellos, la música disco nunca será lo mismo, pero también en el rock es fácil de imitar a sus rivales de modo más o menos confeso, Garbage de Shirley Manson y los neoyorquinos The Strokes.

Blondie

Blondie

Desde 1976, se han vendido 40 millones de álbumes. A tener en cuenta, por último, que Chrysalis ha reeditado la primera media docena de álbumes del grupo, enriquecido por un puñado de temas inéditos (entre los cuales hay una versión en directo del bowiano “Héroes”), y que la vida de Debbie Harry ha terminado en la gran pantalla en Hollywood, con Drew Barrymore encarnando a la “niña maldita”.

Álbumes de Estudio
Blondie (1976).
Plastic Letters (1977).
Parallel Lines (1978).
Eat to the Beat (1979).
Autoamerican (1980).
The Hunter (1982).
No Exit (1999).
The Curse of Blondie (2003).
Panic Of Girls (2011).
Ghosts Of Download (2013).

Leave a Reply

1 × = 10

2004 DONROCK.COM © ALL RIGHTS RESERVED